Alejandra Cattaneo

15 septiembre 2018

No hay comentarios

Casa ESPIRITUALIDAD

Aquellos que no están en cuerpo, pero siguen aquí

Aquellos que no están en cuerpo, pero siguen aquí

Estamos en fechas de celebraciones culturales que giran en torno al paso de la vida a la muerte, ninguna cultura queda exenta de creencias y tradiciones entorno a la muerte. Un tema que ha despertado curiosidad, incertidumbre, temor y admiración al ser humano a lo largo de los siglos.
En este artículo quiero hablarles de esa energía que a veces queda atrapada entre dos mundos y que sin querer nos perjudica al unirse a nuestros campos energéticos.

Hablar de ánimas, desencarnados, espíritus, o fantasmas, como suelen referirse normalmente el común de la gente, es quizás fomentar el miedo. Esto no significa que no debamos ser conscientes de su existencia y tenerles respeto, pero nunca miedo.
En este punto, no quiero abrir debate sobre las creencias que cada uno puede tener sobre el tema, simplemente hablo desde la experiencia el trabajo que realizamos diariamente, al encontrarnos muchas veces que una persona está manifestando un comportamiento, incluso alguna enfermedad, producto de una “contaminación” de otra energía que no debería estar en este plano.

¿Y por qué ocurre esto o porqué siguen aquí?. Hay varias razones, muchas veces somos los familiares con el apego y los duelos prolongados, otras porque la partida fue traumática, otras porque sus acciones, emociones y creencias les mantienen atados a nivel mental a la vida que llevaron en la tierra, entre otras posibilidades.

A veces no nos transformamos en seres de luz inmediatamente, porque al morir llevamos todas las experiencias y lo aprendido en nuestro cuerpo físico, simplemente son “almas atrapadas” y cuando estas energías se apegan a seres humanos es cuando se produce una interferencia de onda, como cuando escuchas una emisora de radio y de repente se cruza otra.

Hay personas que son más susceptibles que otras a estas bajas vibraciones y terminan absorbiendo esas energías, con lo cual es necesario removerlas para que cada alma siga con su plan individual.

También puede suceder que la energía quede apegada a un espacio físico, en ese caso puede interferir con la vida de todos los que habitan o conviven en ese sitio.

Un puente al más allá...

Cuando trabajamos en nuestras terapias, es muy frecuente encontrarnos con energías de familiares, de estas vidas o incluso de otras anteriores, que siguen aquí y esto es maravilloso, porque no sólo ayudamos al consultante, sino también a que todas estas almas puedan evolucionar y trascender. Por eso solemos recomendar que de vez en cuando te hagas una REVISIÓN ENERGÉTICA para limpiar tus auras y chakras de cualquier anomalía que pueda ocasionar un conflicto mayor.

Mi consejo: honra a tus muertos, recuérdalos con amor y déjalos marchar, el mejor regalo que les puedes dar es la libertad de que sean uno con Dios, ellos desde el más allá harán mucho más por ti, porque en ese nivel de consciencia lo que existe es el amor infinito.

Quiero más información

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× ¿Cómo puedo ayudarte?