Alejandra Cattaneo

18 septiembre 2020

No hay comentarios

Casa EMOCIONES

Conecta con tu madre interior

Conecta con tu madre interior

Vienes al mundo a través de tu madre, ella no sólo es el contenedor físico de tu ser y el primer contacto con la experiencia humana, sino que se transformará en el modelo que seguirás de mayor. Tu alma elige tanto a tu papá como a tu mamá, son dos fuerzas y vínculos necesarios y complementarios para tu existencia, por lo cual no puedes renegar de ninguno de ellos y especialmente de tu MADRE, quien marcará los pasos de tu camino.

Tu madre será el modelo que seguirás, en la relación que tengas contigo misma.

Hasta tus 3 años no tienes consciencia de separación con ella, todo lo que vive y siente se transfiere directamente a tí, eres su apéndice emocional y como tal absorbes su percepción del mundo, sus creencias y sus vivencias, así como ella lo hizo de su madre.

Para Jung, el hecho de que la madre sea portadora de una fuerza arquetípica que trasciende la mujer individual, la convierte en algo realmente poderoso, dotado de autoridad, algo sagrado. Es lo que llamamos madre interna, o “madre Arquetípica” que tiene una raíz más profunda y emocional y nos conecta con la “idea de madre”

La tarea de sanación consiste en transformarte en tu propia madre, o en la madre que siempre quisiste, conectando con esa idea de madre amorosa, que te cuida, apoya y nutre incondicionalmente.
Cuando haces ese duplicado en la psique, aceptas más fácilmente las imperfecciones y limitaciones de tu madre biológica.
Esto es un tarea de transformación y liberación y sobre todo de aceptación y rendición.

Importante:

Tu madre sólo podía amarte en la medida en que pudiera amarse a sí misma.
Afronta que no pudo satisfacer tus necesidades en la forma que tu querías.
No te culpes por sentirte abandonada y no amada en algún momento.
Deja de luchar para demostrar que existes o vales.

Cuando enfrentas ese dolor, reconocerás el dolor de tu madre y te darás cuenta que estabas soportando o compartiendo esa carga por amor. Reconocer con total inocencia que tuviste carencias y necesidades no satisfechas por tu mamá es darle luz a una herida profunda que te mantiene estancadas en la culpa o autocastigo, no hay que sentir vergüenza por reconocer que no te sentiste amado.
Este duelo es necesario para liberar a tu madre y a todas las mujeres.

Cuando conectas con tu madre interna dejas de pasarle facturas a tu madre biológica, y dejas de actuar desde el niño o niña herida, para transformarte en adulto, tu misma tendrás la capacidad de nutrirte amorosamente, con fuerza y confianza para actuar.

Cuando tu madre interna no está bien integrada podrás manifestar bloqueos en algunas áreas de tu vida como la pareja, la autoestima, falta de creatividad y alegría de vivir, no sentirte merecedora, falta de abundancia, desórdenes alimenticios.

Es indispensable para que tengas un equilibrio con la energía femenina, creadora y amorosa que sanes la relación con tu madre biológica y eso significa aceptación y gratitud.

Dando gracias por tu vida y poniéndote en sus zapatos, sabiendo que en su lugar hubieses hecho, dicho, actuado de la misma manera porque no hubiesen habido otras opciones.

Es rendirte incondicionalmente a la jerarquía el amor, con humildad, sin juicios y sin acusaciones. Es honrarla, respetarla y aceptarla tal cual es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?